Canchas

La cancha de golf de 27 hoyos, tiene una superficie de 93 hectáreas, la cual está conformada por 3 circuitos de 9 hoyos, teniendo cada uno de ellos, 2 hoyos pares 3, 5 pares 4 y 2 pares 5.

Cancha Pacífico Norte Cancha Pacífico Sur Canchas Andes Pro

 

Cancha Andes Pro:
con un largo total de 3.282 yardas

Cancha Pacífico Norte: 
con un largo total de 3191 yardas

Cancha Pacífico Sur: 
con un largo total de 3.132 yardas

 

 

Descripción Cancha 

Por lo menos singular resulta este campo de golf en la zona, por cuanto dispone de 27 hoyos reglamentarios, cuyos greens de Bermuda Enana, sobresembrados con Poa Trivialis, han adquirido fama entre los participantes internacionales del Tour del Pacífico, a quienes ha estado recibiendo ya por veinte años. A ello deben agregarse sus seis impresionantes lagunas naturales en las tres canchas de 3224 yardas la Andes Pro, de 3171 la Pacífico Norte y 3107 la Pacífico Sur, cada una con par 36.

La extraordinaria experiencia de recorrer sus hoyos aledaños al mar, entre pinos y casas mediterráneas, con aire puro, mucho sol y una brisa ligera, viviendo la belleza del paisaje con montañas encima y un silencio que emerge del bosque parece envolverlo a uno, instante que resulta inolvidable.

En todo ello pensó el equipo arquitectónico de Randy Thompson y Kelly Blake Moran cuando diseñaron el plan maestro, tipo links costero, quedando las canchas enmarcadas en panorámicas del océano y cerros circundantes, dividiéndose en 3 secciones: Andres Pro, Pacífico Norte y Pacífico Sur.

Este campo de golf cumple con las normas de la Asociación de Golf de Estados Unidos, USGA, siendo escenario frecuente de torneos internacionales y locales, entre los que destaca el Abierto de Marbella, evento en el que participan jugadores nacionales y extranjeros durante el mes de enero.

En general, la cancha es muy entretenida debido a la enorme variedad de su recorrido y, para aquellos que gustan compartir con la naturaleza, aquí el escenario es inmejorable, resaltando un paraíso junto al mar a hora y media de Santiago.

Razón por la cual siempre se vuelve a Marbella Country Club.